Las orquídeas se caracterizan por ser flores con formas complejas, además de tener un sistema de reproducción llamativo para las abejas y los hongos.

Gracias a su capacidad de adaptación, estas flores se han desarrollado en todo el mundo, dejando su ambiente natural que era los trópicos. Han adquirido especial importancia económica en América, y aún en la actualidad numerosos investigadores se centran en su estudio buscando nuevas variedades y usos para la flor.